Delta del Ebro

por | 24 Feb, 2022 | Escapadas

Bajo el sol de invierno.

No era la primera vez que visitábamos el Delta del Ebre, pero hay tanto que ver, que cada una de las veces es distinta a la anterior. Esta escapada fue en pleno mes de enero, la luz de invierno y la temporada baja marcaron nuestros días y por eso mismo fue espectacular. 

Esta vez elegimos nuestra camper Mercedes James Cook, salimos un viernes por la tarde y decidimos pasar la noche en un pequeño pueblecito blanco, enigmático y al que se accede tras pasar campos y campos de arrozales. 

A la mañana siguiente, salimos a recorrerlo. Casas de baja altura, donde se respiraba una calma inusual. Lo cierto es que entendimos enseguida que sería un punto obligatorio de parada durante la temporada alta. Paseamos por sus calles y descubrimos que, tal y como intuíamos por la arquitectura y la planificación urbanística, el pueblo fue creado con el objetivo de que fuera residencia para los agricultores que trabajaban en los arrozales de la zona. Así que poco a poco, durante el siglo XX se fue ampliando con oferta turística y habitantes más jóvenes con ganas y creatividad.

Tras estirar las piernas y llenarnos de la paz de Poblenou nos dirigimos a la famosa Casa de Fusta. A la hora de aparcar, cuentan con un área cámper desde dónde se puede disfrutar de las vistas de los arrozales y la trayectoria del Sol a lo largo del día. Así que dejamos la cámper y nos adentramos en el ecosistema de del Delta del Ebre. 

Y es que, la Casa de Fusta es el centro de interpretación del Parque Natural, situado en la laguna de la Encanyissada. En su interior hay un museo ornitológico, con una colección representativa de las especies de aves que habitan en el entorno. En el exterior de la Casa de Fusta hay un mirador con vistas a la Laguna de la Encanyissada, punto ideal para la observación de aves.

Nosotros decidimos aprovechar y conocer la gastronomía de la zona. Cocina a fuego lento, donde el arroz y el pescado son los principales protagonistas. La oferta es muy amplia y realmente es muy fácil dar con ese lugar autóctono con años y años de historia que siguen cocinando los mismos ingredientes que sus antepasados.

La sal, el agua, el arroz y el clima han diseñado a lo largo del tiempo un ecosistema único. Lo mejor de viajar lento y sin demasiados planes, es que te das tiempo para conocer en profundidad qué historia hay detrás de lo que ves a simple vista. Y con tiempo suficiente, encuentras el motivo que aporta viajar, ya que cada historia teje la realidad de su lugar. Eso ocurre en el Delta del Ebre: paisajes silenciosos, aldeas aisladas, naturaleza salvaje y mil historias que le dan sentido a lo que hoy es.

Tras subir al mirador, nos dirigimos hacia un clásico: ver la puesta de sol desde la playa del Trabucador y recordamos que hace años estaba permitido acceder a la totalidad de la playa. Sin embargo, hoy hay un pequeño espacio para poder aparcar nuestra camper, dejando una gran parte de la playa libre de ruedas, humos y peligro de contaminación (así es, todo ser un humano es un potencial peligro para la naturaleza) también se debe pagar un peaje. Es una pena, pero los últimos temporales han evidenciado la fragilidad de este tesoro natural.

Aun así, la naturaleza continúa siendo más que generosa y no nos dejó irnos de allí sin disfrutar de “ese momento” que nos paralizó a todos la respiración. 

Tras una rica cena, nos quedamos dormidos al son de las olas del mar. Al día siguiente, bien abrigados dimos un paseo alrededor. En los días propicios, esta playa continúa siendo un espectáculo para los visitantes y una diversión para los centenares de aficionados al Flysurf.

El plan era conocer de buena mano el trabajo del acuicultor. Para ello, por recomendación de unos amigos, reservamos la visita a una batea de la mano de Musclarium. Dónde fue una exquisitez tanto la visita como la degustación que nos habían preparado. 

Con ese inmejorable sabor de boca nos despedimos de esta tierra. La verdad es que nos enamoramos de cada uno de los destinos que elegimos y es que viajar en camper te da esa oportunidad de profundizar en lo autóctono y tradicional. 

Decidimos realizar este viaje en pleno invierno, en temporada baja, fuera de los estandartes establecidos, y la verdad es que hemos descubierto otra mirada, más pura, con otra luz. Mucho más auténtica.

¿Te animas a salir de lo marcado?

Artículos relacionados

¿Puedo cancelar la reserva?

Por supuesto, si necesitas cancelar con más de 30 días de antelación se le reembolsará el importe de la reserva de forma íntegra. En el caso de que se cancele en un lapso inferior al anterior, se aplicarán las tarifas de cancelación contempladas.Si se cancela entre...

La Marina Alta

La Marina Alta

Contrastes en armonía. Es un viaje de tres días y a pesar de que el destino está a una hora y media de nuestra base elegimos una de las tres Marco Polo, son camper muy dinámicas a la hora de conducir y prácticamente tienen el equipamiento de una gran camper. Cargamos...

Provenza francesa

Provenza francesa

  Aroma a limpio, color malva y sabor a hierbas   ¿Adivináis? sí, estamos hablando de la Provenza francesa. Necesitábamos ir a ralentí, soltar el pie del acelerador y dejarnos llevar por la calma y lo simple, así que...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.